liderazgotr1

 

En el mundo de las organizaciones, cual fuere su naturaleza, es imprescindible hablar de liderazgo; mejor dicho, para que ellas funciones y permanezcan en el tiempo, se necesita del “líder”, de “líderes”. Pero, ¿quién es realmente este personaje, que le da consistencia, dinamicidad y existencia a estas instituciones? ¿Qué poder tiene que los otros miembros del grupo o comunidad no poseen para alcanzar el objetivo, la meta deseada? ¿Cómo definirlo y posicionarlo en el mundo de hoy, en su propia organización y en su comunidad de fe?

Un sinfín de preguntas podemos hacer al respecto, y de seguro obtendremos también un buen número de respuestas, si es que nos atrevemos a hacer una profunda reflexión y discernimiento…

Comúnmente definimos el liderazgo como “la capacidad de ejercer influencia sobre los demás en vista  a alcanzar un objetivo”. Es cierto, el líder influye sobre otros, pero ¿qué tipo de influencia utiliza sobre los miembros de las organizaciones, sobre los miembros de nuestra comunidad? ¿Será una influencia positiva que humanice, que libere al hombre?  ¿O será una influencia negativa, castrante, dominante, que esclavice a la persona no pudiendo ella liberar su potencial y realizarse plenamente?

No basta con influir, hace falta que el líder goce de principios y de valores, de una “ética para la vida”, de una “ética desde los valores”. Sólo así tendremos líderes que “inspiren”, que “transformen” la realidad, que generen un cambio sustancial en las instituciones, logrando alcanzar los propósitos más nobles y trascendentes que el mundo actual necesita…

COACHING PASTORAL Y “LIDERAZGO EN MOVIMIENTO”.

El Liderazgo.

El liderazgo se define tradicionalmente como la capacidad de Influir “positivamente” en los demás procurando intencionalmente e interpersonalmente un objetivo, una meta, una finalidad.

Pero la tangibilidad de la influencia, es decir, lo visible de ella, sólo se da por la capacidad de movilización del líder, que genera convocatoria, cohesión, y “comunidad transformadora” en su sentido máximo.

Por lo tanto, desde nuestro enfoque, definimos el liderazgo como la “capacidad de generar movimiento transformador y responsable que cohesiona y crea comunidad”.

Veamos el siguiente gráfico, que nos ayudará a comprender mejor un “Liderazgo en Movimiento”, nuevo modo de ser del liderazgo que aviva desde la Efusión del Espíritu Santo el “Liderazgo Cristiano”.
coaching-pastoral-y-liderazgo-en-movimiento

Expliquemos:

  • El liderazgo se da en el ser humano que es persona, hombre y mujer, dotados de voluntad e inteligencia, facultades que los distinguen de lo demás seres. El liderazgo se inicia en la persona y termina en la persona. Por lo tanto, todo aquello que denigre su condición esta ajena al verdadero sentido del liderazgo. Por eso decimos que el liderazgo ejerce influencia positiva sobre los demás, crea cambios de conducta y otorga una nueva perspectiva del mundo y del quehacer cotidiano.
  • Pero ¿qué es lo que hace visible la influencia positiva que ejerce la persona a través del liderazgo? El movimiento. Sí, un movimiento que desplaza toda una energía vitalizadora y transformadora en el ser de la persona hacia “el otro”, persona como la que ejerce liderazgo. Pero estemos atentos, sí sólo nos quedáramos en un cumulo de atributos, cualidades y demás bondades que tiene el líder, pero no las moviliza para la transformación de otros, sólo estaríamos hablando de una persona que es espléndida, pero que se queda sólo en sí misma, cayendo en la destructora autoreferencialidad.
  • La convocatoria es el resultado natural e inmediato del ejercicio del liderazgo. Es producto del despliegue de energías movilizadoras, donde el líder tiene la capacidad de conocer la visión, intuir el camino para alcanzarla. Por eso el líder debe expresarla con claridad, sinceridad y alegría: “esto es lo que buscamos y queremos, y hacia ello debemos caminar”.
  • Pero si nos quedamos sólo en la convocatoria y no “cohesionamos”, es decir, alineamos a los integrantes del grupo en la visión que todos persiguen con objetivos y metas claras, estaríamos derrochando inútilmente un cúmulo de energías sin sentido. No basta que el líder intuya en el corazón la visión, es necesario comunicarla, alineando a los demás en ella, teniendo la capacidad de impactar, entrar en la vida de los demás. La cohesión es la cualidad del líder donde todos sincronizan energías y se dirigen hacia la meta.
  • Hasta la cohesión hemos creado un equipo donde los integrantes de él despliegan sus atributos a favor de los objetivos propuestos. Pero sólo sliderazgotr2e da la fecundidad del logro pleno del equipo cuando este se convierte en comunidad. La comunidad posee el don de desarrollar plenamente el potencial de los integrantes, de ayudarlos a descubrir su vocación y acompañarlos en ella. La comunidad transforma plenamente a sus integrantes, los “religa” consigo mismos, con los otros y con el totalmente otro,  En la comunidad más que compañeros o amigos, nos hacemos hermanos.

Recordemos:

“Siempre que tratas de movilizar pensamientos  y acciones transformadoras de otros para que alcancen ciertos objetivos, en su vida personal o profesional, estas ejerciendo: LIDERAZGO”…

 

¿El Líder “Nace” o “Se Hace”?

Esta pregunta ha sido y sigue siendo fuente de discusión desde hace mucho tiempo. Puede responderse desde el

concepto de liderazgo que queramos asumir. Nosotros no dudamos que existan personas que nazcan con cualidades y talentos de líder, pero no son líderes auténticamente si no llegan a poner en práctica comunitariamente, todo ese potencial que tienen (Ver la Parábola de los Talentos en Mt 25, 14-30). Para nuestro criterio “Los Líderes se Hacen”, entrenándolos, cuando ellos descubren su auténtico liderazgo, y cuando plenifiquen su potencial transformadoramente, “Haciendo Líderes”.

Existen sin duda líderes “natos”. Personas que nacen y son poseedoras de características particulares que les permiten destacar de manera significativa por encima de la gran mayoría, no obstante, el liderazgo puede y debe aprenderse.

Recordemos:

* Es alguien que inspira confianza, que toma decisiones que afectan de manera positiva, y que puede reunir a un equipo, y conseguir que trabajen con una meta común.

* Es la persona que dirige, orienta o conduce a un conjunto de personas hacia un determinado resultado.

 

Continuara…