Sembrador de nogalesEmpecemos la reflexión con este cuento:

Un día caminaba un joven muy activo y apresurado por la carretera, cuando ve al lado del camino muy contento y cansado a un anciano cavando un pozo. Intrigado, se detuvo, se acercó y le preguntó:

 – Abuelo qué haces?

El anciano le respondió:

 – A mí siempre me gustaron las nueces,- me contestó. Hoy llegaron a mis manos las nueces más exquisitas que probé en mi vida, así que decidí plantar una de ellas.

 El joven riéndose le dijo:

– Anciano tonto,  para que este nogal (planta de la nuez) dé frutos pasarán muchos años ya que así demora el fruto del nogal, y tú ya estarás quizás “en la otra vida”. Siembra otra cosa y disfruta pronto.

El anciano se levantó con la pala en la mano, guardó un breve silencio y con una sonrisa y una voz muy amable le dijo:

– Querido joven, toda mi vida me deleité saboreando nueces, cosechadas de árboles cuyos sembradores probablemente jamás llegaron a probar. Cuando de nueces se trata, no le corresponde a quien siembra el ver los frutos. Por eso, como yo pude comer nueces gracias a personas generosas que pensaron en mí al plantarlas, yo también planto hoy mi nogal, sin preocuparme de si veré o no sus frutos. Sé que estas nueces no serán para mí, pero tal vez tus hijos o mis nietos las saborearán algún día...

Tamaña y sabia respuesta del anciano verdad? Este episodio que hemos relatado es una constante en el liderazgo de hoy, mejor dicho, en los estilos y concepciones de cómo liderar en la sociedad. No cabe duda que el panorama actual nos mueve como líderes a estar mejor preparados y adquirir un abanico de competencias para alcanzar el éxito personal y profesional que deseamos. De eso no hay duda. Pero, ¿qué mensaje podríamos sacar de este cuento analizando a sus personajes? y ¿cómo nos ayudaría a obtener un perfil y estilo de liderazgo para alcanzar el fin y la meta óptima?

Veamos. Dos estilos surgen en este relato, comparemos:

– ANCIANO: Líderes que con ilusión y esperanza real siembran (LIDERES SEMBRADORES).
– JOVEN: Líderes que sólo buscan cosechar apresuradamente y con acciones automatizadas (LÍDERES COSECHEROS).
– ANCIANO: Líderes que quieren alcanzar no sólo el éxito, sino la felicidad trasmitiendo un legado que será el arquetipo de todos los logros venideros (FECUNDIDAD).
– JOVEN: Líderes que quieren alcanzar atropelladamente sus metas, sin importar la perdurabilidad y calidad auténtica de lo sembrado, y así cosechar exitosamente.

Este relato, nos habla al final de cuenta de dos estilos de liderazgo que están al frente de las instituciones y la sociedad actual. Uno de ellos es movido por la fecundidad perdurable y responsable socialmente”(LIDERAZGO TRANSFORMADOR), y el otro es movido por una eficacia descontrolada, muchas veces injusta y deshumanizante”, condenada a su extinción definitiva (LIDERAZGO TRANSACCIONAL).

 

FECUNDIDAD Vs EFICACIA

 

De nosotros depende, Liderar en la FECUNDIDAD o Liderar en la Eficacia Mediática que no construye un auténtico Liderazgo, EL LIDERAZGO TRANSFORMADOR.

FRASE CÉLEBRE DE ARTURO REYES

 

*ARTURO REYES: Director y Fundador de RHL PERÚ y Creador del Coaching Pastoral.